Archivo

Posts Tagged ‘confianza’

FE

Según la RAE, fe es un término que engloba tanto a las creencias religiosas como una promesa, pasando por la confianza en el éxito de algo o alguien y todo ello sin la necesidad de que ni una ni la otra, ni la de más allá se confirme.

Las hay buenas y malas; hay que actúa de buena fe, y los hay con mucha mala leche que lo hacen con la peor de ellas. Incluso hay quien actuando de buena fe, se equivoca y tiene que elaborar una fe de errata.

No vengo hoy a contar nada sobre mis creencias religiosas, ni sobre las de nadie, ya que es un tema tan personal y complicado que quizás este papel virtual que poco a poco se va llenando de letras no sea suficiente para que mis sentimientos y vivencias afloren. Tampoco pretendo justificar esos rezos de última hora, esas peticiones absurdas para mí y tan satisfactorias y relajantes para otras…

Para muchas personas, el instante ese en el que se tiene que enfrentar a una realidad decisiva es sinónimo de miles de rezos rápidos, absurdos para mí, vacíos de contenido, que normalmente suelen ir acompañados de algunas estampitas erosionadas del paso de sus dedos, besos e incluso algunas son hasta de segunda mano. “Niño echa esta estampa de San tal que ya verás como te trae buena suerte” ¿Buena suerte? Me hacía mucha gracia ver a mis compañeros con la mesa del examen llena de estampas y brujitas. ¿Quién sería el genio que inventó la brujita de la suerte? Su nombre lo desconozco, pero sin duda alguna, es un genio del merchandising… Leer más…

10 años: amor, confianza y comprensión

6 junio, 2011 6 comentarios

Hoy, hace diez años estábamos sentados en unos ordenadores de una fría Sala del Centro de Cálculo. ¿Recuerdas si había alguien más? Ante mis ojos sólo veía una melena negra y una mujer que minutos más tardes, después de leer un texto que decía lo siguiente: “ya sabes lo que yo siento por ti, así que dejemos de escribir…” se levanto, la seguí y le planté un beso confirmatorio, en la mejilla, y ahí empezó todo…

Justo una hora y pico antes, este guerrero recibió en su móvil un mensaje que decía “hoy me he vestido pensando en ti…”

Mi memoria no puede olvidar como el día antes por la noche, cumplí con la promesa hecha algunos minutos antes en ese autobús que nos paseaba por el interior de La Cartuja. Dicha promesa se cumplió y mi mensaje prometido era un juego de palabras; algo del Barrio adaptado para ti que terminaba diciendo “que sueñes con los angelitos”.  La respuesta no tardó en llegar a mi terminal “Me has dejado sin palabrar amor. Si sueño con alguien será contigo.” Y digo bien, PALABRAR…después ese pequeño error de escritura fue motivo de algunas risas…

Ahora prácticamente no usamos el sms y tenemos un método mucho más íntimo a la vez que público. Así mi forma de darte las gracias por el mejor tercio de mi vida será por mi Morada, la tuya y mi voz se hará eco por todos los lugares del mundo dónde encuentre lectura.

Podría estar escribiéndote cosas bonitas que recuerdo durante horas, días y seguro que alguna semana más, pero algo se tendrá que quedar para nosotros, ¿no? Para el resto del mundo, un estribillo que tarareábamos, silbábamos, cantábamos y nos unía:

Yo te necesito, me haces falta amigo mío,

que seguir sin ti es mi sentencia y mi castigo.

Que te necesito, que sin ti… todo anda mal.

Sin ti todo anda mal….

Y para ti, YO…no puedo ofrecerte más que mi persona; mi corazón, mi pelo, mis manos, mis labios, mis piernas…uno te servirá para latir junto al tuyo por el resto de nuestras vidas, lo otro para cuando te apetezca darme una caricia, las dos para que termines de sentir mis abrazos, mis labios para besarte una y otra vez, una y otra vez…como si fuera el primero, como si fuera el último…mis piernas si las necesitas, serán las tuyas para andar un camino, juntos, el que empezamos hace ya una década y me dejo lo mejor para el final. Para todo lo demás aquí estoy YO.

 Te quiero, tu guerrero.

nuMorada, la solidez del 4

30 marzo, 2011 4 comentarios

Tras una semana movida en La Morada, vuelve la sección de los números. En esta ocasión lo hacemos con el número 4, número de la solidez. Y lo hacemos en homenaje a la Cuaresma y sus 40 días, 4+0 = 4.

Se trata de un número muy importante, ya que implica un primer regreso a la unidad. Esto se observa si realizamos la reducción mística de la serie, 1+2+3+4 = 10, 1+0 = 1. Es la manifestación material, el producto de la generación del número 3.

Como se ha dicho al principio, se trata del número de la solidez, tanto en su significado de firmeza, como en el de inmovilismo. Ya que con sólo cuatro puntos bastan para formar un tetraedro o pirámide de tres lados, siendo esta la figura más sencilla den tres dimensiones y se forma con cuatro puntos.

Leer más…

A %d blogueros les gusta esto: