Inicio > Colaboraciones > La Burocracia

La Burocracia

Hoy fui a la oficina del paro……  me cago en el paro…

Llegué con la lengua llena de arena de llevarla arrastrando por correr, para estar allí a las 8.30h , hora oficial de apertura de todo organismo publico que se precie… para mi asombro estaba la entrada que parecía que regalaban algo… llena de personas esperando pacientemente… cuando me asomo a la puerta y esta cerrada, miro el cartelito blanco con letras negras donde estaba indicado el horario de la oficina y para mi asombro no abren hasta las 9.00h…me vuelvo a cagar otra vez en el paro.

Yo con mis cascos en los oídos escuchando chistes de Paco Gandia, me dispongo a tomármelo con mucha calma y no desesperar, pues el papel que tenia que solicitar era tanto urgente como importante, pero hay que tener en cuenta que a las 9.00h tenia que estas en mi trabajo en un polígono de Sevilla que para nada estaba a dos pasos de la susodicha oficinita.

Con mis sentidos jartos de reír, me digo:

–        Trovero resignación que es lo que te queda.

….veo llegar a más personas y hablan unas con otras, al llegar una de ellas me quito los cascos, y descubro que se están dando la ve….

–         comooo??? pero yo no he pedio la ve….pero si ya al entrar tienes que pedir numero..! y aquí también hay que pedir la ve como en la frutería?…otra vez me cago en el paro…..porque yo ya no se quien estaba cuando yo llegue, quien llego después, quien llego después del de después.

Y me vuelvo a convencer :

–        Trovero, tranquilo que en la calle no te quedas, después de 30 minutos esperando a que abran la dichosa puerta, tu entras aunque sea como los japoneses en el metro de Tokio.

Cuando se abrió la oficina,  allí me quede yo como rescondio como Calimero, pa que nadie descubriese que yo iba delante o detrás de ellos y no empezaran a montar uno de los peculiares pollos que se montan en esos casos, porque yo me había propuesto no alterarme más de lo que ya estaba con la organización y el horario de la puñetera oficinita.
Al fin pude entrar sin ser descubierto….!

Cojo numero. Toma ya…  el 14 y me pregunto: “pero a ver…  llevo media hora esperando y encima cojo  el 14..? Sus mulas¡¡¡   30 minutos más de espera.

Y yo seguía inmerso en mis chistes y se producía una ida y venida de las distintas personas que estábamos esperando. Entre tanto el turno no iba correspondiéndose con las mesas que la pantallita indicaba; vamos que ponía 14 mesa 11 y cuando llegabas a la mesa 11 ¡¡¡ horror ocupada!!! Pero pone la 11 y ahora donde voy?? Y ahí te quedas con una cara de despistao  (por no decir de acarajotao) esperando que alguien te guie o te indique o te salve o algo. Y  ves a un funcionario con gesto inexpresivo y de impaciencia como diciéndote:

–         que haces gilipollas, ya estas tardando?

El funcionario te dice: siéntate y coge y se va de la mesa  y ahí te quedas solo mirando a ambos lados y preguntándote:

–         pero donde sa metio este desgraciaooo?  más me van a hacer esperar?

Mientras el reloj va corriendo y ya no llego a la hora a mi trabajo.
Ya vuelve… (y ahora viene el número circense)

–        Le pido el documento.

–        Me pide el DNI.

–        Teclea.. mira la pantalla.

–        Vuelve a teclear.. mira otra vez.

–        Me mira a mí, y se vuelve a levantar.

–        Recoge un papel de la impresora del compañero

–         lo sella y …

TATATACHIN  ¡¡¡¡¡    yastaaaa… Casi sin mediar palabra… ya tengo el papelitooo..!!!!!

Salgo de la oficina volviéndome a cagar en el paro y dando pasos gigantes para ver no me coge un atasco gordo y me pego otros 30 minutos parao.


Conclusión:
Porque tuvimos que ser nosotros la raza que le toco evolucionar?
Con lo a gusto que estaría yo en la selva, la sabana o en un simple bosque….

Anuncios
  1. MoraDama
    13 junio, 2011 en 12:24

    Pues sí Trovero, hasta las 9:00 a.m. no abren. Además se toman muy en serio lo de la puntualidad. Ellos abren la persiana metálica a las 8:57, más o menos y da igual que esté diluviando y los pobres paraos estén mojandose fuera que hasta las 9 en punto, el guarda que está en la puerta de cristal, no abre.
    En fin, así semos…
    1 saludo!

  2. 13 junio, 2011 en 22:19

    Querido Trovero, tus palabras a parte de para reirnos un rato con tus ocurrencias, sirven para contrastar todas la vivencias de cualquier hijo o padre de familia y confirmar que no nos tienen manía a modo individual, es que hay mucho “burócrata” -preferiría llamarlo funcionario…- que se toca los cojones a más de mil y no es consciente de que las cositas con patitas, dos brazos, ojos, carita de ingenio que se sientan al otro lado de su mesita de despacho, también somos personas…

    Por lo que veo, esta vez tampoco te han hecho falta las notas al final para explicar cositas…todo te entendemos…Un abrazo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: