Inicio > nuMorada > nuMorada, dos veces uno

nuMorada, dos veces uno

Vuelve otra entrega de la nuMorada, ésta vez con otro de los Números Maestros, el 11. Dos veces uno.

Cómo se explicó en la primera entrega de la nuMorada, los números se reducen a un solo dígito para su interpretación. Pero existen excepciones, estas son los Números Maestros. Si al sumar nuestra fecha de nacimiento para obtener nuestro número personal, y en la penúltima suma aparecen el 11, 22, 33 o el 44 puede que estemos frente a una persona bajo la vibración de un Número Maestro. O por el contrario debamos continuar la suma de los números para obtener el 2, 4, 6 u 8.

El número 11 es el primero de estos Números Maestros y se le considera como el número de las revelaciones.

Según el simbolismo Pitagórico, la serie de números del 1 al 10 expresa la suma de todas las cosas dentro del mundo material. El número 11 al ser el inicio de una serie más alta, simboliza un plano del conocimiento superior. Siendo, por ello el signo del conocimiento de Dios, de la entrada en la vida superior.

Los nacidos en este número, suelen tener una gran inventiva que encuentra expresión en todas las actividades artísticas y creativas. También son personas apasionadas y con facilidad en la oración, pudiendo destacar como políticos, periodistas o líderes religiosos. Su palabra, inspirada y llena de contenido conmueve e impresiona, esto se debe al poder de los Números Maestros que dotan de una personalidad superior a las de los demás en cualquier actividad. Importándoles mucho el éxito social.

Este poder adquirido, por ser Número Maestro, hacen que todo lo que consiguen en prestigio, poder o dinero, lo pongan al servicio de las personas necesitadas. Siendo personas que son difíciles de olvidar, dejando una gran huella. Sin embargo, a estas personas les cuesta asimilar y acostumbrarse a la notoriedad porque son humildes y sencillas y así debe ser, porque como ya se dijo, un Número Maestro no puede permitirse el lujo de ser ególatra. Si esto ocurriera, caerían bajo el influjo del número 2, convirtiéndose en ilusos, excéntricos y llegando a verse apoderado de la inseguridad en sus acciones. Perdiendo todas las virtudes propias de un Número Maestro.

Los números 11 poseen un perfil basado en una voluntad de acero, son personas que no se conforman con mediocridades. Poseen opiniones muy bien definidas sobre el amor, aunque no por ello son para las demás personas.

Son personas que meditan mucho, y se pasan mucho tiempo debatiéndose entre el deber, querer y el necesitar. Son personas que poseen una frustración enorme, debido a la dependencia de sí mismo. Pero en el momento en que toman una decisión, se olvidad de todo lo demás y se centran al 100%.

Son padres o madres que inculcan en sus hijos el sentido de compromiso por encima de todas las cosas. Y el valor de lo natural y del sacrificio.

Los tocados por el número 11 son personas que suelen sentirse desarraigadas, como si no pertenecieran a este mundo. Les gusta vivir de los recuerdos y de los sueños. Teniendo una gran capacidad de penetrar donde la razón no alcanza.

A lo largo de la historia se presenta en varias ocasiones en la Biblia, pese a no ser el número con mayor presencia, tiene algunas referencias;  y más recientemente en el atentado islamista de las Torres Gemelas.

El 11 señala la hora undécima, el tiempo confuso y desordenado (cuando la oscuridad se hace más presente) antes de las 12, cuando Cristo volverá como Rey de reyes.

Dos de los últimos reyes de Judá reinaron 11 años. Joacim, el que quemó el rollo de Jeremías, reinaba cuando Nabucodonosor subió contra él e inició su obra de destrucción de Jerusalén. El otro fue Sedequías, el rey que no quería oír palabra de Dios por boca de Jeremías. Bajo su reinado Nabucodonosor completó su tarea de dominio sobre Jerusalén pues “en el undécimo año… se abrió brecha en el muro de la ciudad”. Aquí comenzaron «los tiempos de los gentiles». Vemos así como el número 11 se asocia con la destrucción y desolación de Jerusalén.

El capítulo “11” de Juan es tremendamente importante para entender la misión de Jesús, “Nuestro Señor Jesucristo es la resurrección y la vida”.

En los atentados de las Torres Gemelas el número 11 está muy presente. El atentado se produjo un día 11, 11 de Septiembre (mes 9). Si lo sumamos, 1+1+9=11. Este día es el número 254, que también suma 11. Y tras este día quedan 111 días del año.

Las dos Torres formaban un gigantesco número 11. New York City tiene 11 letras, al igual que Afghanistán, país en dónde se “encontraba”  Bin Laden.

El Pentágono tiene 11 letras, tanto en castellano como en inglés. George W. Bush y el nombre del terrorista que atentó a las Torres en 1993, Ramsin Yuseb, tienen 11 letras también.

El código internacional para llamadas a Irak es el 119, que sumado da 11. El teléfono de emergencia en los Estados Unidos es el 911. El estado de Nueva York es el estado número 11 de la Unión.

El primero de los aviones era el número 11, llevaba a bordo a 92 personas, que sumado da 11. En otro de los aviones había 65 personas, que suman 11 también. Las víctimas totales dentro de los aviones fueron 254, que suman 11.

Tras este repaso histórico del número 11, os emplazamos para la próxima entrega de la nuMorada. Tu/mi/nuestro Filósofo da la enhorabuena si eres un número 11, ya que puedes considerarte un capitán de tu alma y el amo de tu Destino. Si no lo eres,  tranquilo, tú número también te traerá grandes vibraciones. Más números…

ÁS_FdN 

Anuncios
  1. canijo de triana
    16 marzo, 2011 en 11:30

    Ole ahi los números güenos!!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: