Inicio > Cositas de mi Sevilla > El Misterio de Rodrigo de Triana

El Misterio de Rodrigo de Triana

Es poco lo que se sabe de Rodrigo de Triana, y la única fuente fidedigna con la que se cuenta para su identificación es el diario de Colón.

Según algunos, su nombre real era Rodrigo Pérez de Acevedo, oriundo de la localidad de Lepe, provincia de Huelva, Andalucía, pero vivía en el barrio de Triana, en Sevilla, la principal ciudad de Andalucía. De ahí el nombre de “Rodrigo de Triana”. Incluso, la figura de Rodrigo, apuntando hacia tierra figura en el escudo de Lepe.

Otros consideran que su verdadero nombre era Juan Rodríguez Bermejo,  hijo de Vicente Bermejo, un comerciante moro convertido al cristianismo, que fue quemado en la hoguera por comerciar con judíos mientras Rodrigo se encontraba en el viaje hacia América.

Se dice que los Reyes Católicos o Cristóbal Colón, según las fuentes, habían ofrecido una recompensa de 10.000 maravedíes para quien primero avistara la costa de lo que él creía que era Cipango (Japón), pero que Rodrigo de Triana no pudo cobrarla porque Colón, a su vuelta a España no tuvo dinero suficiente para pagarle lo prometido (también se dice que no quiso cumplir su promesa), afirmó que ya la había observado primero.

En 1525 participo en la expedición a las Malucas, codiciadas por sus especias. La expedición fue encomendada por el emperador Carlos V (Rey Carlos I de España) a García Jofre de Loaisa y llevo como piloto mayor a Juan Sebastián Elcano, llegando a las Malucas una de las 7 naves que partieron el 24 de julio de 1525 desde La Coruña.

Algunas fuentes afirman que Rodrigo de Triana murió convertido al islamismo en el norte de África, mientras que otras afirman que falleció en la expedición a las Malucas.

Calle con sabor en el antiguo arrabal de Triana, muy cerca de calle Pureza. Merece la pena poner ese rumbo, más en este tiempo que se acerca.

Próximas entregas: Juan Sebastián Elcano y Vicente Yañez Pinzón.

Anuncios
  1. 11 marzo, 2011 en 11:50

    Curioso personaje al que todo snos lo imaginamos como en el escudo de Lepe, subo a lo más alto del mastil de la vela mayor oteando el horizonte en busca de un continente…

    Desconocía por completo este personaje. Una lástima que no haya más documentación del mismo porque parece alguien muy singular.

    Pongamos pues, rumbo a Triana…

  2. el filosofo
    11 marzo, 2011 en 20:41

    Yo lo recordaré siempre como esas mañanas tardes que pasaba de pequeño por el barrio de Triana, y como me quedaba mirándolo cuando iba al supermercado a comprar la merienda… tierraa a la vistaaa!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: